Las distintas formas de la violencia



Hola...¿que tal estás?...espero que bien...
En estos dias estuve reflexionando sobre un tema que para mi es muy importante: las distintas formas de violencia, no es la primera vez que lo hago, pero esta vez lo quiero escribir en el blog porque de alguna manera tengo que contribuir, aunque sea el aporte pequeñísimo, en manifestar mi punto de vista que sé, es compartido por muchas personas, pero que todavía no está asimilado por los grandes conjuntos humanos, en todas las regiones del planeta.

Este punto de vista sostiene que la violencia no es solamente física, sino que adopta (tal vez no tan brutalmente) otras formas que son igualmente nefastas para los seres humanos...por supuesto a nivel social, pero también en lo interpersonal y en lo personal...
Creo también que el mantener la creencia de que la violencia es solamente una cuestión física, de maltrato, peleas, agresiones, hasta los asesinatos, los genocidios, la tortura, las guerras, etc, etc, es interés del sistema inhumanos en el cual nos toca vivir...
Esta temática es, por supuesto amplísima, y no es posible tratarla aquí, pero sí que quiero agregar algunos párrafos que abordan distintas formas de la violencia, la lista no se termina ahí...seguramente tu podrías nombrar otras...el texto que copio a continuación fue extractado de la arenga de la Curación del Sufrimiento, dada por Silo el 4 de mayo de 1969, en Punta de Vacas, Argentina.

un afectuoso abrazo,
Óscar

"…./// Hay un tipo de sufrimiento que no puede retroceder frente al avance de la ciencia ni frente al avance de la justicia. Ese tipo de sufrimiento, que es estrictamente de tu mente, retrocede frente a la fe, frente a la alegría de vivir, frente al amor.
Debes saber que este sufrimiento está siempre basado en la violencia que hay en tu propia conciencia.
Sufres porque temes perder lo que tienes, o por lo que ya has perdido, o por lo que desesperas alcanzar. Sufres porque no tienes, o porque sientes temor en general...
He ahí los grandes enemigos del hombre: el temor a la enfermedad, el temor a la pobreza, el temor a la muerte, el temor a la soledad. Todos estos son sufrimientos propios de tu mente; todos ellos delatan la violencia interna, la violencia que hay en tu mente.
Fíjate que esa violencia siempre deriva del deseo. Cuanto más violento es un hombre, más groseros son sus deseos.
….///La violencia en el hombre, movida por los deseos, no queda solamente como enfermedad en su conciencia, sino que actúa en el mundo de los otros hombres ejercitándose con el resto de la gente. No creas que hablo de violencia refiriéndome solamente al hecho armado de la guerra, en donde unos hombres destrozan a otros hombres. Esa es una forma de violencia física.
Hay una violencia económica: la violencia económica es aquella que te hace explotar a otro; la violencia económica se da cuando robas a otro, cuando ya no eres hermano del otro, sino que eres ave de rapiña para tu hermano.
Hay, además, una violencia racial: ¿crees que no ejercitas la violencia cuando persigues a otro que es de una raza diferente a la tuya, crees que no ejerces violencia cuando lo difamas, por ser de una raza diferente a la tuya?
Hay una violencia religiosa: ¿crees que no ejercitas la violencia cuando no das trabajo, o cierras las puertas, o despides a alguien, por no ser de tu misma religión? ¿Crees que no es violencia cercar a aquel que no comulga con tus principios por medio de la difamación; cercarlo en su familia, cercarlo entre su gente querida, porque no comulga con tu religión?
Hay otras formas de violencia que son las impuestas por la moral filistea. Tú quieres imponer tu forma de vida a otro, tú debes imponer tu vocación a otro... ¿pero quién te ha dicho que eres un ejemplo que debe seguirse? ¿Quién te ha dicho que puedes imponer una forma de vida porque a ti te place? ¿Dónde está el molde y dónde está el tipo para que tú lo impongas?... He aquí otra forma de violencia.
Únicamente puedes acabar con la violencia en ti y en los demás y en el mundo que te rodea, por la fe interna y la meditación interna. No hay falsas puertas para acabar con la violencia.
¡Este mundo está por estallar y no hay forma de acabar con la violencia! ¡No busques falsas puertas!.
No hay política que pueda solucionar este afán de violencia enloquecido. No hay partido ni movimiento en el planeta que pueda acabar con la violencia.
No hay falsas salidas para la violencia en el mundo... Me dicen que la gente joven en distintas latitudes está buscando falsas puertas para salir de la violencia y el sufrimiento interno. Busca la droga como solución.
No busques falsas puertas para acabar con la violencia.
Hermano mío: cumple con mandatos simples, como son simples estas piedras y esta nieve y este sol que nos bendice. Lleva la paz en ti y llévala a los demás.
Hermano mío: allá en la historia está el ser humano mostrando el rostro del sufrimiento, mira ese rostro del sufrimiento... pero recuerda que es necesario seguir adelante y que es necesario aprender a reír y que es necesario aprender a amar.
A ti, hermano mío, arrojo esta esperanza, esta esperanza de alegría, esta esperanza de amor para que eleves tu corazón y eleves tu espíritu, y para que no olvides elevar tu cuerpo."










Si te gusta, o crees que la entrada será útil para tus amigos o contactos compártela. ¡Gracias!

No hay comentarios :

Publicar un comentario